La muchacha Carla

La muchacha que protagoniza y titula estos poemas se llama Carla Dondi y vive en la periferia de Milán. Una ciudad ajena a las postales, que se expande en la década de los cincuenta, y también una ciudad hostil a todas las circunstancias en las que —y a las que— la muchacha Carla sobrevive: es una mujer, es una mujer joven, es una mujer joven de clase obrera. La muchacha Carla tiene mucho de poema épico, por su voluntad de acompañar a un personaje que se construye a sí mismo, pese a todo.

Elio Pagliarani trabajó durante años en este libro que primero fue un guion de cine, y que más tarde saltó a la poesía como relato en verso, convirtiéndose en una pieza fundamental del neovanguardista —y novísimo— Gruppo 63. La muchacha Carla es una obra innovadora por su compromiso ético y formal, en la que se reflexiona sobre el capitalismo o el patriarcado desde el riesgo del lenguaje, fracturado en su diálogo con otros géneros e incorporando elementos de los medios de comunicación, los manuales de enseñanza o la publicidad.

La muchacha Carla presenta la obra de Elio Pagliarani ante el lector en castellano. Esta traducción, a cargo de Leonardo Vilei e Ignacio Vleming, recibió en 2016 el Premio Nacional Elio Pagliarani al Mejor Proyecto de Traducción, que concede en Italia la asociación en homenaje al creador.

Pagliarani es el representante absoluto de la neovanguardia italiana. Su poesía la nutre una savia misteriosa. (Pier Paolo Pasolini)

Leonardo Vilei e Ignacio Vleming
Francisca Pageo
112
30 de octubre de 2017
12€
978-84-946544-4-2
DCF

Elio Pagliarani

Elio Pagliarani nació en Viserba (Italia) en 1927. Después de estudiar Ciencias Políticas en Padua se trasladó a Milán, donde trabajó como profesor e inició su carrera literaria. Desde los años sesenta residía en Roma, ciudad en la que falleció en 2012. Pagliarani ocupa un lugar central en la cultura italiana de la segunda mitad del siglo XX. Lo merece por su actividad creativa, que abarcó los géneros del ensayo, la poesía y el teatro, y por su implicación cultural. Formó parte de Gruppo 63, que se dio a conocer con la antología I novissimi (1961), y que defendió la neovanguardia nacida de la vida cotidiana, abordando la escritura poética con la intención del collage. Destacó con dos relatos en verso: La ragazza Carla (1960), que publica La Bella Varsovia como La muchacha Carla, y La ballata di Rudi, cuya edición definitiva logró en 1995 el Premio Viareggio. Durante los años setenta se integró en el equipo directivo del sello independiente Cooperativa Scrittori. Ejerció la crítica teatral durante décadas, y colaboró con publicaciones como Nuova Corrente —de cuya redacción formó parte— u Officina.  Fundó y dirigió las revistas Periodo Ipotetico, Ritmica o VIDEOR, entre otras.
comparte: facebook twitter e-mail