Corazón, huracán

Una necesidad de clarificar el mundo, de volverlo más lúcido y sincero, mueve los versos de Vicenta Maturana (1793-1859), que presentamos en esta antología. Como si una sola voz no le bastase a su propósito, la autora cultivó numerosas formas poéticas y en cada una dijo con un tono y con distinto rigor, desde la ligereza del amor juvenil hasta el dolor del olvido, desde la indagación descarnada de la propia miseria hasta la crueldad burlona de la sátira. Con una capacidad admirable para pasar de lo leve a lo grave, y de las cosas pequeñas a las grandes cuestiones, Vicenta Maturana aunó en su obra el orden ilustrado y la emoción romántica, conformando una visión sobre el saber, el sentido de la vida y el rol de las mujeres capaz aún hoy de interpelarnos y despertarnos.

Francisca Pageo
60
4 de marzo de 2019
4,90€
978-84-948412-1-7
DCF

Vicenta Maturana

Vicenta Maturana nació en Cádiz en 1793. Recibió una formación que, tratándose de una mujer de su época, destaca por su completitud. Fue camarista de las reinas María Isabel de Braganza y María Josefa Amalia de Sajonia entre 1816 y 1820. Su marido y su hijo se unieron al bando carlista durante la guerra de 1833, y ella debió exliarse en Francia con sus hijas. En 1847 se estableció definitivamente en Alcalá de Henares (Madrid), donde murió en 1859. El volumen Ensayos poéticos reunió, en 1828, los poemas que Vicenta Maturana había publicado en Diario Mercantil y Correo Literario y Mercantil. Fue también autora de novelas —Teodoro o el Huérfano agradecido, en 1825, y Sofía y Enrique, en 1829— y de traducciones del francés.

comparte: facebook twitter e-mail